Experiencias de terror

La logística de eventos debería considerarse una ciencia, bueno, tal vez estoy exagerando, pero es impresionante lo difícil que es organizar algo. Esto que les cuento, lo aprendí cuando iba en mi último año de preparatoria.

En la escuela a la que asistía —era tradición— que la generación de sexto organizara los eventos del 15 de septiembre y del Halloween, para juntar los fondos necesarios de nuestra graduación. Siempre asistíamos a dichas quermeses y creíamos saber cómo funcionaba la logística. No obstante, por supuesto no fue lo mismo.

Necesitábamos contratar a una empresa que rentara lonas, por si ese día llovía; la organización de los puestos de comida; los juegos con los que entenderíamos a los niños que iban, los cuales variaban según las edades de los que asistían; poner el dinero, en lo que generábamos el nuestro; la impresión de los boletos; la difusión de éstos. Entre muchas otras cosas que nos dieron a todos dolores de cabeza, que causaron mil peleas entre nosotros, y eso que apenas estaba comenzando la tortura.

organizadora-de-eventos

El día de los eventos, fue aún peor. Tener que controlar a mil chiquillos corriendo por los patios, ver que todos estén trabajando, improvisar con los fallos que en este día van apareciendo, manejar a los adultos que se enojaban, o a los viejitos que traían a sus nietos y solo querían platicar un rato. Cada uno tenía un puesto que debía cubrir, pero siempre estaba el compañero que se iba con el novio, o que se hacía menso, y tú eras de las personas que tenía que estar cubriendo u organizando todo. También estaban las fotos que íbamos tomando de la celebración, para que los adolescentes pudieran buscar en Facebook.

Y después de todo fue recibir la ganancia, contar todo el dinero, ver que no hubiera habido pérdidas. Pagarles a todos, su inversión inicial, y ponerse de acuerdo ahora sí con la organizadora de eventos profesional que coordinaría la graduación, en la cual también fue una pesadilla, pero no puedo estar contando todos los traumas de la logística de eventos aquí.

Entonces llegué a una conclusión, la cual es muy sencilla. No todos sirven para organizar eventos, y no debe escatimarse en gastos o sentir vergüenza por acudir a los expertos. Porque solamente ellos podrán saber qué hacer, y librarte de esa tensión. Yo desde joven tuve mi lección, e hice mi debut y despedida del asunto.

Pon en los comentarios si has tenido una experiencia similar, o qué opinas de organizar eventos. Muchas gracias por leerme, y hasta la próxima.

Facebook Comments

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *